viernes, 9 de noviembre de 2007

Ensayo

Trabajo Realizado por Paola Buonanduci Y Sofia Chiodo.
¿Es peligroso un libro?


Hoy en día es difícil encontrar una respuesta objetiva al interrogante de si es peligroso un libro ya que, si bien en nuestra sociedad hay un gran porcentaje de personas que leen distintos géneros: ciencia ficción, terror, suspenso, también medicina, psicología, política, existe una gran cantidad de personas que carecen del hábito de leer.

Está comprobado que la lectura proporciona un vocabulario más rico y el caudal de conocimientos que aporta nos permite desenvolvernos mejor en cualquier ámbito, sea social, profesional o académico. Peo en esta época, en la que todo se efectúa a una rápida velocidad y lo único que importa es trabajar para consumir, no se encuentra el tiempo ni el espacio suficientes para que las personas puedan detenerse a leer.

Sin embargo, una persona que lee, se mantiene informada, puede reflexionar, hacer cuestionamientos y ejercer su propia opinión. No obstante, la lectura puede llevar consigo cierta melancolía puesto que, a través de las palabras, se reflejan las penurias que atraviesa el mundo.

A pesar de todo, un libro, desde la infancia, brinda mundos nuevos, en donde lo imposible no existe, por consiguiente incrementa la imaginación y la creatividad, pues cobran vida real sus personajes y situaciones.

Lamentablemente, parece que la juventud reemplaza los libros por las computadoras y la televisión. Muchos de los jóvenes que serán los dirigentes del futuro, se regodean diciendo: “Yo no leo”, sin darse cuenta de que realizan este acto todo el tiempo, ya sea sentados mirando televisión o jugando o chateando con la computadora. La lectura va más allá de los libros.

Si realizamos una comparación entre la lectura y la televisión, podemos mencionar que esta última determina el ritmo del espectador porque las imágenes se suceden, y, en el caso de que no se comprenda algo, no es posible retroceder. Mientras que el lector puede volver cuando no entiende. Por otro lado, lo televisivo es multisensorial, porque se utilizan otros sentidos debido a la música, ruidos y voces que coinciden con la imagen. En contraposición, la lectura es monosensorial.

De esto podemos deducir, que la lectura ha cedido terreno ante la televisión, espectáculos y videos debido a que el “esfuerzo de leer” no se compara con la “facilidad de mirar”.

También cabe destacar que, en este mundo, centrado en el consumismo y materialismo, no existe mucha literatura que merezca realmente la pina, puesto que el lector busca lo ligero y de fácil entendimiento. Además, lamentablemente, los medios de comunicación no fomentan la lectura, y a las editoriales, les interesa vender, por lo que empiezan a descuidar la educación intelectual.

Para poder aumentar el interés por la lectura es necesario fomentarla desde la casa. Los padres incentivarla, predicando con el ejemplo y regalándoles a sus hijos libros en vez de juegos de video para computadoras, DVD, etc.

A través de los libros podemos conocer nuestra historia y ver los errores del pasado para no repetirlos. De esta manera, podemos combatir contra cualquiera que se nos imponga y evitar volver a las dictaduras, en las cuales se quemaban los libros para evitar que la gente leyera porque, de este modo, se darían cuenta de los inconvenientes de los regímenes totalitarios, porque la lectura es peligrosa para aquel que quiere manipular a las personas a través de un arma muy poderosa: la ignorancia.

Para finalizar, dejamos las siguientes citas de autoridad:
• John Firtzgerald Kennedy: “Amar la lectura es trocar las horas de hastío por horas de inefable y deliciosa compañía”
• Antonie Houdar de la Mote: “Mediante la lectura nos hacemos contemporáneos de todos los hombres y ciudadanos de todos los países”.
• Fenelón: “Los que saben ocuparse en cualquier lectura útil y agradable, jamás siente el tedio que devora a los demás hombres en medio de las delicias”.


Conclusión grupal


Según datos de encuestas muchos jóvenes leen pero o hacen por obligación para el colegio. La lectura puede ser beneficiosa en algunos casos y perjudicial en otros, ya que hay gente que tiene una obsesión con ella. Como en todos los ámbitos ningún extremo es bueno, porque sentarse enfrente de una computadora sin hacer nada, como tampoco sirve estar leyendo todo el día, por eso es que siempre se dice que hay que tener equilibrio para todo.
En la época de la Dictadura Militar en nuestro país se suspendió la lectura de una forma agresiva, ya que los militares entraban en las casas de la gente y quemaban todos los libros que había allí. Lo que querían lograr de ese modo era que la gente no opinara distinto a los dirigentes porque a ellos no les convenía, así fue como a algunos actores se los mandó presos por no compartir las mismas ideas que el Gobierno.
Otro tema para destacar es que la lectura debe fomentarse desde la casa y desde la más temprana edad, con esto no queremos decir que a un niño de cinco o seis años no hay que regalarle un juguete sino que también sería bueno que se regalaran libros, adaptados a las edades correspondientes.
Para concluir podemos decir que la lectura es tan importante como el tiempo que se emplea para el ocio, siempre y cuando uno tenga en claro cuál de las dos actividades le va a ser más productiva en un futuro cercano. Por lo tanto desde nuestro punto de vista quisiéramos decir que la lectura es más productiva y satisfactoria que un juego de computadora o Playstation.