viernes, 26 de octubre de 2007

Dialogo

Trabajo Realizado por: Tamara Jan, Agustina Diaz, Juan Gabriel Massa, Lautaro Deltin

Argumentación sobre la lectura:

Tami: ¡Hola!
Juan: ¿Qué haces? ¿Todo bien?
Tami: Todo bien, ¿Ustedes?
Juan: Sí, todo bien
Tami: Y… ¿Qué hicieron en las vacaciones de invierno?
Juan: Nada… Salí con amigos que no veía hacía mucho tiempo
Lautaro: Yo aproveché para jugar con la computadora
Tami: Ah! Yo también y cuando no podía salir aprovechaba para leer un libro
Juan: ¿Un libro?
Tami: Sí, ¿qué pasa?
Juan: ¿Cómo vas a leer un libro en las vacaciones? ¡¿Estás loca?!
Tami: No, era bueno el libro; a mí me gustó.
Juan: ¿Cuál era?
Tami: “Fahrenheit 451“, de Ray Bradbury
Juan: Ja ja ja, no podés, es re aburrido. A mi me lo hicieron leer en la escuela
Agus: A vos te pareció aburrido porque no lo entendiste
Juan: No, si no le presto atención, sólo lo leo por abligación
Agus: Pero es interesante porque te hacer dar cuenta cómo se está perdiendo la pasión por la lectura
Tami: Por ejemplo, la pasión que tenía la señora en Fahrenheit que se dejó quemar con sus libros porque no sortaba vivir sin ellos
Juan: ¿Para qué querés leer? Si tenés la tele, la radio… que son mucho más fáciles de comprender
Tami: Vos tendrías que ser como Montag, que a pesar de que en algún momento había estado en contra de los libros y hasta llegó a destruirlos, se dio cuenta de la importancia de la lectura
Agus: Porque Clarisse lo ayudó a recapacitar. Nosotras vamos a intentar que ustedes también lo hagan.
Juan: No van a poder convencerme porque yo creo que los libros no sirven para nada porque, como dije antes, es mucho más fácil ver la televisión que leer un libro e intentar comprenderlo
Agus: ¡No! La lectura te hace imaginar cosas que la televisión no, porque ya te da la imagen. ¡Hasta te podés hacer protagonista de la historia vos mismo!
Juan: No, ¿para qué voy a leerme un libro de 500 páginas si puedo entrar en Internet y con un solo clic ya tengo un resumen de menos de una hoja?
Tami: Porque en los resúmenes se pierden un montón de cosas. Aparte cada persona saca una conclusión diferente
Juan: Pero ¿para qué quiero tener una opinión propia? ¿Para qué pensar? Si lo pueden hacer otros por mí…
Agus: Pero así dependés de otros, perdés tu libertad, tu personalidad
Juan: Yo tengo personalidad
Tami: Sí, pero los libros la fortalecen, de cada libro se aprende algo nuevo. Te enriquecen como persona
Agus: Además te ayudan con la ortografía. También te ayudan a reflexionar sobre diversos temas.
Juan: Pero ¿para qué quiero reflexionar? ¿De qué me sirve? Si otros lo pueden hacer por mí… y yo no necesito pensar, hago lo que quiero
Tami: Pero al no reflexionar las personas son todas iguales… todas tienen el mismo pensamiento, porque otros lo hacen por ellas
Agus: Y eso está mal… cada persona tiene libertad ante la ley… y vos no podés perder eso. Es algo fundamental en tu vida… tenés que aprender de otras personas, de diferentes situaciones… y para todo esto es necesaria la lectura
Tami: Lo que pasa es que vos no leíste el libro detenidamente… porque si no sabrías lo interesante que es la historia y no dirías que los libros no sirven
Juan: En verdad tienen razón. Nunca hubiese pensado que los libros son tan importantes. ¡Ahora no voy a mirar más tele!
Agus: Tampoco es para tanto… la televisión da información buena también… sólo que la lectura da información más objetiva que la televisión
Juan: Es verdad… ahora voy a tratar de darle un tiempo a la lectura por todas las razones que me dieron. Gracias chicas
Tami: De nada… lo único que hicimos fue concientizarte un poco sobre el tema… ¡No permitas que los libros desaparezcan!
Agus: Si podés, tratá de hablar con tu familia, amigos, vecinos como para que podamos todos juntos permitir que los libros sigan existiendo
Lautaro: Sí, obvio, además hay que hacer campañas, apoyadas por el Estado. Por mi parte voy a tratar d incentivar a mis hermanos para que empiecen leyendo historietas, así después se enganchan con otros libros
Juan: Pero Lautaro, ¿vos porqué saltás con eso? ¡Si a vos no te gustaba leer!
Lautaro: No, a mí siempre me gustó leer, pero nunca lo dije por vergüenza, para que no me excluyeran
Tami: Pero no te tiene que dar vergüenza, Lautaro. Tenés que defender tus gustos. Por otro lado el Estado se debería poner las pilas y regalar libros
Agus: O los que tienen muchos donárselos a los que no
Juan: Creo que todos estamos de acuerdo en que la lectura no nos tiene que interesar solamente mientras está la Feria del Libro o cuando tenemos que hacer un trabajo para la escuela, sino durante todo el año.